Posts Tagged 'San Juan de Moró'

Almuerzo navideño

Abel Prades | Castellón

Día: Sábado, 27 de Diciembre.

Ruta: Salida celebrada por el grupo con motivo de las fiestas navideñas. De Castellón nos dirigimos hacia Moró por la Senda de “Els Perxets”(Cazadores). Continuamos hacia San Miguel evitando la carretera. Subimos a la ermita y después seguimos dirección a La Piedra de Borriol, desviándonos antes de llegar para bajar por la Fuente de Codina. Cogemos carril bici hacia La Pobla por problemas de tiempo. De La Pobla regresamos a Castellón por l’Assut de Borriol.

>>Track

Participamos: Ádamo, Dani, David Sanchís, Carlos, José Luis, Miguel Sales, Jose Del Amo, Faustino, Toni Calduch, Pepe, Juanjo, Álvaro, Rodrigo, Antonio, David Murillo, Juan, Xavi Fresquet, Esther, Bastien y yo.

Excelente la respuesta de los carajilleros a la convocatoria del “Almuerzo Navideño”.

Tras los saludos correspondientes a la llegada a los puntos de encuentro comenzamos la ruta hacia La Pobla. Como originalmente estaba programado ir a Moró, pasamos por Moró y aprovechamos para subir Sant Miquel, que generalmente depués del almuerzo no suele apetecer.

Hemos tenido suerte y en el apartado de incidentes no hay muchos que destacar. Bastien ha doblado la patilla del cambio y hemos parado a enderezarla. Y, hablando de doblar, el tio nos “ha doblado a todos”, subiendo y bajando. ¡Esther lo tienes hecho un mulo!

A partir del Pou del Mollet, nos hemos separado, los más trialeros se han ido a bajar por la senda de La Font de Sant Martí y el resto hemos bajado por Codina que, generalmente, tampoco tenemos oportunidad de bajar. Al llegar al asfalto nos volvemos a reagrupar.

El tiempo se nos ha echado encima y decidimos coger el camino de la antigua Via Augusta hasta La Pobla.

Allí se unen al grupo David Murillo, dichosos los ojos, que ha llegado con bici, y Pepe y Xavi, que está de vacaciones por Navidad.

En el almuerzo se respira cordialidad y alegría, que por otra parte forman parte de la idiosincrasia del grupo. Celebramos la oportunidad como se merece, risas, bromas, cachondeo y… palmero.

En el regreso, los que tienen más prisa se bajan por el carril bici, el resto lo hacemos por el azud.

Al finalizar la salida, los que quedábamos, nos hemos unido en corro para lanzar el grito de guerra pero como carecemos del mismo nos hemos conformado con un: Uh, uh, uh, uh…

Nada más felicitar desde aquí a todo el mundo, y en especial a los Carajilleros, el Año Nuevo .

Y ya sabeís, para este próximo Año Nuevo, ¡Salud, pedal y Carajillos a raudal!

Salida masiva

Dada la participación de las últimas semanas y los calores que corren no esperaba una respuesta tan multitudinaria a la convocatoria de esta semana. En principio el lugar de quedada se marcó en el Corte Inglés.  Como Juan Almela y yo salimos del Abeller, hemos quedado en el puente azul y poco  más o menos a la hora prevista comienzan a aparecer carajilleros: los fanfa; Miguel, Juan y Andrés; los tres “Davides”; Murillo, Agost y Sanchís; Dani, Antonio, Pepe, José Luis y Rodrigo, que junto a Juan Almela y yo (Abel) formamos la partida inicial. Pero aún falta la guinda, en la gasolinera de Borriol nos espera el “presi”, que como siempre nos hace esperar, aunque poco, dicha sea la verdad. Desorden total en la gasolinera a la espera de Josemi.

La ruta a seguir subida a la Sierra de Borriol por la Fuente de Codina y bajada a almorzar a Moró. Superado el carril bici, comenzamos la subida. Cada cual a su ritmo, lo que provoca que “coronemos” bastante separados y tengamos que esperar para reagruparnos.

El grupo mayoritario parte para bajar por la trialera de la ermita de Sant Vicent y luego subir para hacer la llamada “Rail”.

Otro grupo esperamos a Pepe y bajaremos por la pista de Sant Miquel. Hace tiempo que no bajaba por la pista y la he disfrutado a tope. Después cogemos la carretera y en el Pla de Lluch nos desviamos para ir a Moró por el Mas d’Atmelers. Nada más girar nos topamos con parte del grupo que vienen cara a nosotros. Tras la trialera se han vuelto a separar y sólo cuatro han continuado a hacer la “Rail” (Sanchís, Agost, Antonio y Jose Luís).

Reunificado el grupo, hacemos la pequeña senda “carlista” y nos dirigimos a almorzar.

Contratiempo. El Mesón Prades está a tope y no hay sitio. Además somos catorce. Decidimos ir al Mesón Les Forques y avisamos del cambió a los “trialeros”. Alguno de ellos llega un poco sediento.

El servicio es bastante lento y nos alarga el almuerzo. De todas formas cumplimos con la tarea, con alegría, risas y compañerismo.

Algún carajillo que sobra. Las manos de los lobos carajilleros están al acecho.

Al final no me entero de quien se lo toma.

Hora de regresar, como siempre, sol de justicia y subida para calentar. Lo hacemos por la senda de los cazadores. La gente sube sufriendo.

Volvemos a reagruparnos y bajamos hacía Castellón por la pista de Les Mallaes y la  trialera que la une con la del Mundial. A partir de aquí carril bici. Yo me desvio por el camino de Masia Gaetà y el resto directos a Castellón.

Hasta la próxima semana.

>>+Fotos
>>Track

Un “rutón”

Fué una propuesta indecente, pero le cogí el guante y aquí estamos David M y yo (Abel) con el objetivo cumplido y más contentos que unas pascuas. En principio, y como que los dos estamos de vacaciones, le propuse hacer la ruta de Fanzara, pero su respuesta fué: “Podriamos ir a Chodos”. Y allí que nos vamos (no voy a ser yo quien diga que no).
Miércoles, 27 de abril, 07:00 horas. Hemos quedado en Ciclo Store. Los dos somos puntuales y comenzamos la ruta. Primero carril bici hasta el Rte. Penyagolosa, donde hacemos las sendas de la zona de L’Abeller, para salir otra vez la carril bici y dirigirnos hacía Moró por la carretera de detrás de las fábricas. Bajamos hacía la Rambla y… primer y único contratiempo del día: La Rambla lleva agua y no podemos atravesarla sin mojarnos. Decidimos volver sobre nuestros pasos y coger la carretera. Sobre el terreno también decidimos evitar la senda del molino de L’Alcora, ya que visto lo visto es más que probable que tampoco se pueda cruzar (En L’Alcora comprobamos lo acertada de la decisión, ya que el rio baja con bastante caudal). No nos queda más remedio: carretera hasta La Foia.
Hartos del tramo de carretera, por fin, llegamos a la Foia y tomamos el camino rumbo a la subida del Colegial. Vamos subiendo poco a poco, a nuestro ritmo. En el segundo puente paramos a quitarnos un poco de ropa y continuamos.

Contando las diez curvas (es una costumbre que tengo) llegamos al final y seguimos hacia la Font de la Parra, donde paramos a almorzar y refrescarnos.

Finalizado el avituallamiento, continuamos hacia el Mas de la Foiaxenta, que es donde está el verdadero “mantecao”. Aquí nos desviamos hacia el Mas de la Llometa. Primer subidón, perfecto. Pasamos la cancela, ya solo nos queda la rampa final.

Finalizada esta, recuperamos un poco el aire y ahora toca patear.
La senda no ciclable se nos hace complicada, está bastante empinada y es muy estrecha, dificultando muchas veces el avance arrastrando la bicicleta.

No obstante y tras algún que otro descanso conseguimos superarla, tras la correspondiente media hora de pateo.

Ya estamos en la Lloma Bernat. Ahora hasta Chodos no queda ninguna dificultad, solo la subida final. Tomamos el camino de bajada y nos desviamos por el GR que nos permite enlazar con el camino de Chodos y evitar la carretera.

Sin darnos cuenta nos hemos presentado en Chodos, eso si después de casi seis horas de ruta.
Hacemos buen uso de la fuente y nos refrescamos y bebemos con reiteración.

Decidimos comer en el Hostal, donde nos sirven el correspondiente bocadillo, con su jarra de cerveza, aceitunas y correspondiente carajillo: almuerzo carajillero.


A las dos de la tarde iniciamos la bajada. Pensamos seguir el track del descenso de Penyagolosa. Pasamos por el Mas de Melusa y continuamos bajando por la zona de piedras y la trialera que lleva a Els Masos del Pou de la Riva. Salimos a la carretera e intentamos hacer una variante para evitarla, pero en el entrador que he dibujado en el track hay una cadena que impide el paso y que nos hace replantearnos la opción y continuar por la carretera como en la bajada.
En Adzaneta paramos en la fuente y volvernos a refrescarnos. Las piernas comienzan a pesar y ahora toca subir El Bovalar, que aunque no es muy largo, no es moco de pavo.

Coronado éste, con éxito, comenzamos a descender hacia La Barona. Pasamos por el Mas de la Mina, el Pou d’Enserrans y el Mas de la Figuerasa y sin darnos cuenta nos presentamos en La Barona.
Aquí toca avituallamiento, nos sentamos en la terraza, donde nos atienden muy cordialmente, sirviendonos una jarra grande de cerveza con limón, cacahuetes y frutos secos.

Una vez dado buena cuenta del refrigerio y despedido del Restaurante Casa Germán, continuamos por el Mas del Regall, hasta el depósito y atravesamos el arenal de Villafamés, continuando hasta la Pobla, donde decidimos no parar y seguir.
A partir de aquí carril bici y a Castellón, donde celebramos el éxito de la ruta con la correspondiente cervecita.

Como resumen más de 120 km, con 2100 metros de desnivel y una media de 14’4 km/h. Once horas y media de ruta, de las cuales ocho y media pedaleando.


>>+Fotos

>>Track

Un día tranquilo

El sábado pasado, día de San José, nos juntamos siete carajilleros, Antonio, Paco, Mario, Juanjo, Rodrigo, Toni y yo (Abel) para cumplimentar el “sacrosanto” deber de la ruta en bici y almuerzo carajillero.

A las 8:30 h. estábamos en la rotonda del Sanatorio prestos para partir. Esperamos cinco minutos para ver si aparecía alguíen más, pero no fué así. La ruta no estaba decidida y Toni apuntó la posibilidad de ir hacía La Barona y eso hicimos. Cogimos la senda del rio de Borriol y aquí apareció el primer contratiempo, al intentar subir el repechón de debajo del puente de la autopista, Paco se cayó y apoyó mal la mano. Llegados al puente que han reconstruido paramos un poco para que refrescara la mano, ya que aunque podía mover el dedo, tenía dolor. Decidió continuar y tomamos la dirección de “l’assut”.
Superado este y llegados a la intersección, Paco decidió volverse por el asfalto, ya que el dolor no menguaba y tenía problemas para cambiar de piñón. Además, sólo además, quería ir a que se lo viera el médico. No quiso que le acompañaramos y allí nos depedimos.

El resto del grupo nos dirigimos hacía La Pobla. Mirad como apretaron los dientes en la “rampa”.


Mario, me sugirió que le enseñase la senda que baja desde “El Collet”. A mi no me hizo mucha gracia, ya que la última vez que pase por ella salí volando. De todas formas, allí que nos fuímos, y la bajé perfectamente. El cambio de bici va dando sus frutos.

Decidimos parar a almorzar a Villafamés, ya que habíamos perdido un poco de tiempo y no era cosa de llegar muy tarde. Como siempre almorzamos en el Mesón Sant Miquel. Espectacular las cazuelas que nos estaban esperando.


Después del reglamentario carajillo, subimos por el “Cudol Roig” a buscar la senda empedrada, bajamos la senda y continuamos hacia la  carretera.



A partir de aquí carretera y manta, que se hacía tarde.

Mario pinchó y todos nos ofrecimos “rápidamente” para hincharle la rueda.

En el Abeller nos encontramos con Paco, había estado en el médico y sólo era una distensión. ¡A recuperarse pronto!

>>+Fotos
>>Track

Una carlista

Las salidas del fin de semana me han dejado trastocado. Sólo pienso en explorar sendas. Así que esta tarde he contactado con Mario y nos hemos ido a probar su nueva configuración de la Specialized ;-P y a explorar nuevos caminos.

Hemos quedado en l’Abeller y de allí hemos tirado hacia Borriol por las rampas hormigonadas. Mario me iba comentando que Paco le ha dicho que cree que se puede subir a la Cucala en bici casí al 100% y para allí que hemos ido.

La subida es todo un placer como se puede comprobar en mi rostro en la foto… una mezcla entre agotamiento por las duras rampas con suelo muy suelto y éxtasis masoquista por las caricias propiciadas por los pinchos.

Una vez arriba, teníamos que seguir una senda que va hasta un campo de tiro.

Inmortalización del estilo biker de Mario con el cuello vuelto ;-P:

La bajada es bastante complicada por la pendiente, por lo suelto que está el terreno y, como no, por los pinchos.

Una vez en el campo de tiro, se sigue la pista y se sale a la pista del Pintor.
En la pista del Pintor queda alguna exploración pendiente, pero me empieza a preocupar este afán investigador.

>> Track

El mejor carajillo

El sábado por la mañana volvió a haber diaspora carajillera. Unos se fueron a Andorra y otros se fueron hacia Onda. Los más fieles catadores del carajillo se quedaron por la zona y decidimos buscar un mesón poco habitual, el mesón “San Miguel”.

Yo antes lo visitaba casi todos los domingos y no se como no lo he echado más en falta pues, para mi, hacen el mejor carajillo de la provincia.
Por cierto, si buscais imágenes en google con el texto “meson san miguel villafames”, una de las primeras fotos es la de un individuo muy peligroso con maillot de specialized.

En un principio salimos Abel, Antonio, Juan, Mario, Paco, Pepe (estrenando la “Centella roja”), Santi y yo. Quedamos en la rotonda del Sanatorio y de allí hacia Moró por el Rte. Penyagolosa, Cuesta de los Pinos y senda de los cazadores. En Moró Santi dió por terminada la ruta ya que tenía problemas en la rueda delantera y no quería alargar más la ruta.
El resto continuamos hacía Villafamés, unos por carretera y otros por pista por el Mas d’avall y la Cova del Bolimini.

En Villafamés nos reagrupamos y Paco se marchó que tenía que estar pronto en casa y el resto nos dirigimos a almorzar al Mesón “San Miguel”.
Después de un buen almuerzo con su carajillo pata negra decidimos explorar la zona de sendas con empedrado romano que hay saliendo de Villafamés, y al pasar por la Roca Grossa el efecto carajillero nos incitó a retratarnos con ella.

Luego tocaba un poco de trekingbike por la bonita zona de las sendas empedradas.

Por la tarde decidí subir San Miguel (esta vez no es el mesón ;-P) y buscar un enlace con la senda que hicimos por la mañana.
Subí con la compañía de una horda de mosquitos e hice un estudio científico: si vas a más de 12 km/h los mosquitos no te siguen… lo malo es mantener ese ritmo subiendo San Miguel… ¡Qué estress!
En dirección hacia Villafamés y después de pasar la casita blanca, aparece una senda ancha muy limpia al principio que enlaza con la senda que hicimos por la mañana, pero lo que es una senda muy limpia se convierte en un barranco de pedruscos por el que es imposible ir sobre dos ruedas, aunque el pateo solo es de unos 100-200 metros…

>> Track completo (incluyendo exploración vespertina)

Nevada en la Serra (8 y 9 de enero)

08/01/2010

Después de la experiencia vivida en el anterior desafio extremo, decidí repetir pero intentando no cometer los mismos errores (prohibido mezclar nieve con salida nocturna!). Por eso esta vez salí a las 16:00h. La nevada parecía haber caido principalmente en la cara de las montañas orientada al mar, y en la cara de San Miquel no se veía mucha nieve, aunque si que parecía que había más que en la nevada de diciembre pasado.

Subiendo Sant Miquel había mucho barro de todos los tipos: del que parece pegamento, del líquido y del que patina. Pero al llegar al Pou de Mollet se confirmó que había caido bastante más nieve.

Había mucha nieve, pero se podía rodar siguiendo las pisadas de los coches. Para no acabar de nuevo haciendo una nocturna, decidí tirar hacía la Font de Sant Martí y así seguramente vería mucha nieve, pues está en la otra cara de la Serra, en la que parecía haber caido más nieve. Y tanto que había caido más nieve.

Estaba disfrutando como un enano. Además el camino estaba virgen y yo era el primero que pisaba por esa nieve.

Pero lo que estaba siendo un paseo controlado por la nieve se descontroló y se transformó en otro desafío extremo. Debido a la cantidad de nieve, que en algunos sitios me llegaba por la rodilla,  no podía avanzar montado en bici y tenía que ir empujando la bici. Aún me quedaba tiempo para que el sol se pusiera, pero por si acaso hice algún tramo corriendo como podía empujando la bici. Y para terminar, la cagué del todo al decidir bajar por la carretera de la Pedra. Había mucho hielo y a las primeras de cambio me dí un leñazo. Así que me bajé casi toda la carretera andando y se me hizo de noche. Menos mal que me había cogido los focos por si las moscas….

Cuando por fin llegué al carril bici, tenia un bloque de nieve detrás del desviador de platos y se había congelado y no podía cambiar, así que me toco pedalear con plato pequeño hasta Borriol. Y ya en Borriol y debido al frio que empezaba a tener en los pies, llamé a Mario y menos mal que me recogió.

 

09/01/2010

El sábado, a las 09:30 quedé con otros cuatro valientes (Mario, Guinot, Abel y Pepe, menudo campeón está hecho Pepe!). Subimos por San Miguel, haciendo una visita a la Font de Sant Martí, y almorzamos en el mesón San Miguel de Vilafamés. Como hizo mucho frio por la noche, había más hielo que el día anterior, pero también había menos barro subiendo San Miguel. A continuación las fotos:

Desafío extremo

La historia de hoy, es la historia de dos aventureros anónimos, de los que no aparecen en las noticias, aunque apunto estuvieron de hacerlo :-P. Un semifuncionario y un autónomo, que soñaban con rodar con sus bicicletas por nieve recién caída, dejar huella entre esos cristales de hielo con formas geométricas, que juntos crean ese manto blanco que cubre las montañas de más al norte.

Con ese sueño latente, llegó la ola de frío Siberiana de todos los años, aunque como dice el meteorólogo de la sexta: “Este frío en Siberia, sería calor”. Bueno, como iba contado, llego el martes,  y aprovechando la nevada de la noche anterior y las bajas temperaturas del día, montaron la expedición para la búsqueda del preciado momento.

Quedan a mitad la tarde, el día es frío, hace mucho viento y esta llovizneando, pero nuestros aventureros no ven un freno en estas condiciones adversas, más épica será la expedición, así que bien equipados comienzan el ascenso hasta las antenas de Vilafames. Por el camino ya encuentran nieve y coronan al anochecer. Se les hace de noche y comienzan el descenso con los focos, viento, nieve cayendo y mucho, mucho frío. Según sus declaraciones: “Aquello era un infierno, apenas se veían las antenas, los dedos eran hielos….”. Por suerte no sufrieron percances y no salieron en la TV. 🙂

Menos mal que aún quedan hombres entre los carajilleros.

Un día de calor

Este sábado desafiando el calor que hacía, tres valientes salimos desde la UJI a las 08:00h, David, Miguel (fanfa) y un servidor. Era pronto  y ya empezaba a apretar el calor, anuncio de lo que nos esperaba en la jornada. La ruta improvisada, el único requisito parar a almorzar en Moro. Así que propongo que no vayamos por la pista del pintor que esta muy visto y que vayamos por la pista nueva que han hecho, así que partimos por el carril bici dirección Borriol. Por el camino nos encontramos a Javi con la flaca, hablamos un rato, nos cuenta un poco su viaje a Vallnord y su experiencia por el lado oscuro, en el puente azul nos separamos.

Antes de llegar a Borriol nos desviamos por la pista asfaltada, esquivamos unos perros y subimos una sendita que parecía que no conocían, para bajar por pista y enlazar con la subida. La subida, como siempre, a ritmo de amigos, apretando, lo propio que hacía el calor. La subida es buena, solo la había bajado un par de veces, y la verdad es mucho mas cómodo bajarla 😛 . Empiezan a tirar y me quedo descolgado, pero no demasiado. Coronamos la pista, y continuamos subiendo por otra pista, a ratos muy rota que se hace complicado subir, haciendono poner algún que otro pie a tierra. Finalmente acabamos de subir, empezamos bajando primero por pista muy rota, después pista rápida, senda en subi-baja, y cogemos la trialera que baja a Moro, como siempre muy divertida.

Llegamos a Moro con unos 20km y 1h 40 Min de pedaleo mas o menos, nos dirigimos al Bou para degustar el almuerzo, y después para algunos cae el carajillo. David viendo la temperatura, opta por hacerse un carajillo del tiempo, para no arder por dentro 😛 Una vez repuestas las fuerzas, nos dirigimos hacía la rambla en un rompepiernas que no para de subir y bajar, junto al calor una combinación explosiva.

Llegamos a la rambla, la cruzamos y empezamos a subir de nuevo. Aquí el calor aprieta de verdad ya, David empieza a acusar el calor, en esta subida la hacemos agrupados, ya no se me escapan. Miguel va tirando en cabeza. Al final llegamos a la trialera, muy divertida al principio, con piedra suelta después, pero divertida. Cruzamos de nuevo la rambla, vemos alguna rana, David, coge una, pero la vuelve a su lugar de origen, y empezamos a subir un poco. Nos dirigimos hacía Moro de vuelta, y otra vez a cruzar la rambla, y nos refrescamos los pies.

Finalmente llagamos a Moro, nos refrescamos en la fuente, charreta para coger fuerzas, o perderlas por la boca, llenamos de agua y por el carril bici a toda hostia hacía Castellón, que el calor era importante y cuando antes acabemos mejor 🙂

Al final nos salen alrededor de 55 Km, que se hicieron bastante duros por el calor reinante. Miguel muy fuerte, David por suerte no se deshidrato y yo hecho polvo como siempre.

Y para finalizar algunas fotos mas:

Dando vueltas por Moró-Vilafamés

Hoy nos hemos juntado cinco personas (¿?) para pedalear por esas montañas, los dos David, Jose Miguel, Juanjo y Santi, puntuales y preparados a las 8’00 en Gaetà.

Hemos decidido dar unas vueltas por el termino de Moró, en principio pensábamos ir hasta La Barona y pegarnos un homenaje en Julian, pero todo se ha ido al traste cuando ha empezado a pegar fuerte el calor y Juanjo ha amenazado con comerse a David si no le dábamos algo de alimento, asi que hemos variado la ruta y nos hemos acercado a Vilafamés.

Empezamos subiendo por el carril bici hasta Gaeta, que es donde habíamos quedado con Jose Miguel, pero al llegar alli nos ha llamado diciendo que siguiésemos hasta la entrada a la urbanización Los Pinos porque se había retrasado un poco, al final hemos subido por carril bici hasta alli y lo hemos recogido.

Hemos tomado el camino de Los Pinos y ahí ha llegado la primera subida, como siempre la hemos hecho a ritmo “de amigos”, es decir, casi sin aliento y a punto de echar la papilla, los dos David por delante, Jose Miguel, Santi y al final un Juanjo que ha pagado durante el resto de la ruta el ritmo con el que hemos afrontado el primer repecho (hay que decir que Juanjo hacía mas de tres meses que no cogía la bici). Aqui es donde nos hemos encontrado un grupo un tanto peculiar, con un chavalín que ha mantenido un pique con Jose Miguel y ha estado a punto de matarse ;).

Despues de esto hemos bajado hacia Moró por la trialera del parany con David en cabeza, como siempre. En esta trialera hemos tenido un pequeño “conflicto” con dos motoristas de enduro; se ve que les ha dado rabia que bajemos por delante de ellos entorpeciendo su marcha, por una senda por la que tienen prohibido circular, y al adelantarnos lo han hecho derrapando y tirándonos toda la tierra y piedras que han podido, desde aquí les deseo una larga y cara avería de sus motos para que dejen de molestar por la montaña.

En Moró hemos pasado unos instantes de tensión al pasar por la puerta del Bou pero se ha vencido a la tentación y hemos seguido adelante, a partir de este momento se me hace un poco confusa la ruta, pero básicamente hemos salido dirección Vilafames por el Mas del Moro, aquí ha llegado la segunda subida del dia que nos hemos tomado con mas calma, aquí si que hemos subido hablando y bromeando hasta coronar en una masía en la que hemos esperado a Juanjo y hemos llegado a la conclusión de que el bloqueo de las horquillas no sirve para nada pero sirve para mucho (como siempre cada uno con su opinión).

Con mas hambre que menos hemos empezado una bajada larga, fácil y divertida hasta la carretera de Costur y de ahí a Vilafamés donde nos esperaba el avituallamiento en el Mesón Sant Miquel, aquí es donde hemos tenido que tomar la peor decisión del día ¿bocata entero o medio bocata? lógicamente…¡¡¡¡bocata entero y de panceta!!!! regado con una cervecita con limon y para terminar un carajillo…y un repito del que se han rajado David Sanchis y Juanjo.

Al salir del mesón pufff mucho calor, hemos decidido llegar por carretera hasta La Pobla, tomar la Vía Augusta y de ahí por el carril bici hasta Castellón ya que había gente que debía estar prontito en casa.

Al final 63km y otro buen rato con amigos.

Mas fotos aquí


septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 40 seguidores más

Blog Stats

  • 93.621 Hits