Posts Tagged 'Alcora'

Trialera del Rio de L’Alcora y repito carajillero

Abel Prades | L’Abeller

Día: Sábado, 10 de septiembre.

Ruta: Desde L’Abeller al Sanatorio. Dirección Moró por las sendas de Gaetà y Cuesta de los Pinos. Seguimos por la senda de los Cazadores y bajamos a Moró por la senda de la Casita de Madera. Bajamos a la rambla y tomamos dirección al Mas de Flors para continuar en dirección a la cantera, donde nos desviamos y comenzamos a subir por el campo de tiro para hacer la trialera que lleva al rio. Salimos del rio y subimos hasta los restos de las termas romanas, continuamos dirección Moró, bajando de nuevo a la rambla. Desde Moró carril-bici y a L’Abeller o Castellón.

>>Track

Somos de la partida: Paco,  Juan Almela,  Pepe, Antonio, Toni, Rodrigo, Josemi, Maya, Santi y yo.

Ruta suave hasta Moró con la variante de la trialera del rio Alcora, para todos los públicos, a excepción del último tramo.

Santi es como el Guadiana, igual aparece que desaparece, pero siempre está con nosotros.

Antonio nos ha hecho una exhibición de “charcabike” a la que es muy aficionado. Lástima que no ha ha ocurrido lo que deseábamos, que se cayera en medio de la charca.

Pepe se nos enfada porque no hemos pedido repito y estamos perdiendo las buenas costumbres. O sea, que una vez pedida la cuenta, nos la tienen que recalcular porque pedimos el repito.

Maya nos propone una ruta por su tierra… en Holanda. A Toni se le ocurre (cosas del repito) que podriamos fletar un vuelo charter desde el Aeropuerto de Vilanova.

Urge encontrar una compañera para Maya. Está hasta los mismísimos de tanto hombre.

Después del almuerzo carril-bici y a casa. Hay gente que comenta que hoy con el ejercicio hasta hemos engordado.

También este fin de semana hemos estado en el descenso de La Vall. Allí aparecieron David Sanchís y Dani que venian con bici. Nos acordamos de ellos durante el viaje de vuelta.

Hasta la semana que viene.

Antonio en su medio natural

Esperando el remojón, que no llegó

Rodando por la Rambla

Esperando a la gente para iniciar la trialera

Al presi se le ve feliz…

En la trialera con L’Alcora al fondo

Antonio como siempre cargado de razón…

… y el resto la mar de contentos.

>>+Fotos

Anuncios

Desde L’Alcora a Fanzara

Este sábado habíamos programado una ruta “homenaje” para disfrutar de la compañia y no cansarnos mucho. Así que a primera hora recojo a Murillo, con el coche, y tomamos dirección a L’Alcora donde hemos quedado con el resto de compañeros. En el punto de salida nos congregamos nueve “carajilleros”, Josemi, David Sanchís, Dani, Antonio, Pepe, Miguel y Juan (los “Fanfa”), David y yo (Abel).
Montamos las bicis y pasadas las ocho tomamos dirección hacía el Mas de Marco, comenzando la leve subida inicial para a continuación desviarnos por la senda que conduce a la mencionada masía.

La senda, divertida, como siempre. Reagrupación y la primera separación, Pepe y yo decidimos bajar por el camino hasta el barranco, mientras que el resto deciden tirarse por los toboganes, donde se pasan un buen rato, jugando y algún que otro volando (lease Juanito). Juan, eso no se me hace!

Nosotros continuamos subiendo por la senda, hacía Araya, y en la parte alta esperamos a los “toboganeros”, que llegan con un mínimo retraso.

Bajamos hacía el pueblo y allí Murillo se pica con Sanchís para ver quien salta mejor. Dejo constancia gráfica del evento.

A partir de Araya, comienza la subida hacía el Mas de Bachero, Mas de Torner y continuación… Subida asequible, ni parecida a su hermana del Mas del Moro. Tras la subida, reagrupación y comenzamos el descenso hacia Fanzara muy rápido y divertido con algún que otro repechón. Llegada a Fanzara, con una excelente vista del pueblo y de la Peña Saganta.

Almuerzo, cordial y divertido, como siempre, y Juanito poniendose hielo al golpe recibido como consecuencia de su vuelo sin motor.

Finalizado el almuerzo, salida hacia Ribesalbes, con un pequeño desbarajuste por dentro del pueblo, hasta encontrar el camino a seguir, justo junto a los lavaderos y por un preciosa fuente que aprovechamos para recargar de agua los botellines y las mochillas.

Continuamos el camino hasta el “sifón”, donde nos desviamos para continuar por la senda que nos llevará a Ribesalbes. El paisaje es muy bonito con el rio en el fondo del valle. Lástima que no hemos tenido mucho tiempo de disfrutarlo, Antonio y Juan tienen prisa y no nos dejan tomar resuello.

Desde Ribesalbes un poco de asfalto para encontrar el camino de tierra que conduce hacia el vertedero. Pepe nos abandona y continua por carretera hacia L’Alcora. Dejamos el camino para seguir la linea del gas y pateamos unos 50 metros, en honor a las mejores “rutas carlistas”, para salir junto a los huertos de naranjos próximos al vertedero.

Cruzamos el barranco, pateando, ya que el estado y la pendiente del camino no permiten otra cosa y directos hacia la trialera del bike-park. Trialera divertida y agradecida, ya que discurre por dentro de un pinar, protegiéndonos de los rayos del sol, que a estas horas se encuentra en todo su apogeo.
Al final de la trialera, demostración de David Sanchís, que como siempre, nos deja con la boca abierta, haciendo fáciles las cosas. Claro está que primero hay que atreverse a tirarse por esas pendientes.

Una vez en L’Alcora nos dirigimos hacía los coches, donde recibimos la recompensa que soñabamos: la cervecita en la terraza correspondiente. Relax total y hasta la próxima.

Un “rutón”

Fué una propuesta indecente, pero le cogí el guante y aquí estamos David M y yo (Abel) con el objetivo cumplido y más contentos que unas pascuas. En principio, y como que los dos estamos de vacaciones, le propuse hacer la ruta de Fanzara, pero su respuesta fué: “Podriamos ir a Chodos”. Y allí que nos vamos (no voy a ser yo quien diga que no).
Miércoles, 27 de abril, 07:00 horas. Hemos quedado en Ciclo Store. Los dos somos puntuales y comenzamos la ruta. Primero carril bici hasta el Rte. Penyagolosa, donde hacemos las sendas de la zona de L’Abeller, para salir otra vez la carril bici y dirigirnos hacía Moró por la carretera de detrás de las fábricas. Bajamos hacía la Rambla y… primer y único contratiempo del día: La Rambla lleva agua y no podemos atravesarla sin mojarnos. Decidimos volver sobre nuestros pasos y coger la carretera. Sobre el terreno también decidimos evitar la senda del molino de L’Alcora, ya que visto lo visto es más que probable que tampoco se pueda cruzar (En L’Alcora comprobamos lo acertada de la decisión, ya que el rio baja con bastante caudal). No nos queda más remedio: carretera hasta La Foia.
Hartos del tramo de carretera, por fin, llegamos a la Foia y tomamos el camino rumbo a la subida del Colegial. Vamos subiendo poco a poco, a nuestro ritmo. En el segundo puente paramos a quitarnos un poco de ropa y continuamos.

Contando las diez curvas (es una costumbre que tengo) llegamos al final y seguimos hacia la Font de la Parra, donde paramos a almorzar y refrescarnos.

Finalizado el avituallamiento, continuamos hacia el Mas de la Foiaxenta, que es donde está el verdadero “mantecao”. Aquí nos desviamos hacia el Mas de la Llometa. Primer subidón, perfecto. Pasamos la cancela, ya solo nos queda la rampa final.

Finalizada esta, recuperamos un poco el aire y ahora toca patear.
La senda no ciclable se nos hace complicada, está bastante empinada y es muy estrecha, dificultando muchas veces el avance arrastrando la bicicleta.

No obstante y tras algún que otro descanso conseguimos superarla, tras la correspondiente media hora de pateo.

Ya estamos en la Lloma Bernat. Ahora hasta Chodos no queda ninguna dificultad, solo la subida final. Tomamos el camino de bajada y nos desviamos por el GR que nos permite enlazar con el camino de Chodos y evitar la carretera.

Sin darnos cuenta nos hemos presentado en Chodos, eso si después de casi seis horas de ruta.
Hacemos buen uso de la fuente y nos refrescamos y bebemos con reiteración.

Decidimos comer en el Hostal, donde nos sirven el correspondiente bocadillo, con su jarra de cerveza, aceitunas y correspondiente carajillo: almuerzo carajillero.


A las dos de la tarde iniciamos la bajada. Pensamos seguir el track del descenso de Penyagolosa. Pasamos por el Mas de Melusa y continuamos bajando por la zona de piedras y la trialera que lleva a Els Masos del Pou de la Riva. Salimos a la carretera e intentamos hacer una variante para evitarla, pero en el entrador que he dibujado en el track hay una cadena que impide el paso y que nos hace replantearnos la opción y continuar por la carretera como en la bajada.
En Adzaneta paramos en la fuente y volvernos a refrescarnos. Las piernas comienzan a pesar y ahora toca subir El Bovalar, que aunque no es muy largo, no es moco de pavo.

Coronado éste, con éxito, comenzamos a descender hacia La Barona. Pasamos por el Mas de la Mina, el Pou d’Enserrans y el Mas de la Figuerasa y sin darnos cuenta nos presentamos en La Barona.
Aquí toca avituallamiento, nos sentamos en la terraza, donde nos atienden muy cordialmente, sirviendonos una jarra grande de cerveza con limón, cacahuetes y frutos secos.

Una vez dado buena cuenta del refrigerio y despedido del Restaurante Casa Germán, continuamos por el Mas del Regall, hasta el depósito y atravesamos el arenal de Villafamés, continuando hasta la Pobla, donde decidimos no parar y seguir.
A partir de aquí carril bici y a Castellón, donde celebramos el éxito de la ruta con la correspondiente cervecita.

Como resumen más de 120 km, con 2100 metros de desnivel y una media de 14’4 km/h. Once horas y media de ruta, de las cuales ocho y media pedaleando.


>>+Fotos

>>Track

Día de estreno.

Son las 07:30 de la mañana. Me pongo el nuevo uniforme de trabajo. ¡Que guapo que ha quedado!
Como siempre, se me hace algo tarde y tengo que salir echando chispas hacia Alcora. Hemos quedado a las 08:30 con la idea de hacer una buena ruta: ir hacía Araya por el Mas de Marco, seguir hacia Lucena por el Mas del Moro, almuerzo en Lucena y, después de almorzar, hacer la trialera de Torremundo.

Hace mucho frio. Llego casí puntual :-P. Hoy somos 15 bikers y hemos reservado mesa para 10, los 5 últimos en llegar al bar se quedaran sin almuerzo :-P.

Empezar subiendo se agradece para que el frio pase más pronto, y subimos casí hasta que empieza la trialera que lleva al Mas de Marco.

En la trialera, me adelanto un poco para hacer fotos y, como las piedras están húmedas, hago un amago de invertido con la suerte de que aterrizo sobre hierbas blanditas. Casí pierdo las gafas. Cojo una buena posición para hacer fotos y los modelos hacen el resto del trabajo.

Toni baja con su estilo especial :-):

Llegamos al Mas de Marco y nos reagrupamos antes de seguir bajando.

Después del Mas de Marco viene una zona con toboganes muy muy divertida, aunque alguno se lo pensó antes de lanzarse :-).

Antes de llegar a Araya, un poco de trekking y más senda hasta el mismo pueblo.

¡Mario baja con los ojos cerrados! 🙂

Después de Araya, donde hay pendiente un almuerzo, venía el plato fuerte del día; la subida al Mas del Moro.

Esta subida incluye un rampón de más del 20% de desnivel, que Juanito se subió como un auténtico animal :-).

Y Carlos, a pesar de que siempre dice que no está en forma, también subió bien :-P.

Juanito acabó que parecía que estaba dilatando :-).

En la carretera esperamos a Dani que estaba sufriendo calambres.

Se hacía la hora de almorzar y el hambre empezaba a apretar. El Peñagolosa cada vez más cerca, pero lo que nos interesaba era saber cuanto nos quedaba hasta Lucena.

Antes de llegar a Lucena aún hicimos más sendas y trialeras, y repostamos agua en la fuente del Esqueix.

La última trialera, muy bonita y para todos los públicos.

Pasadas las 12 llegabamos a Lucena. Almorzamos en el bar La Media Luna. Hacen un buen carajillo.

Después del almuerzo con su repito reglamentario, foto de grupo con las nuevas equipaciones. ¡Que guapos estamos!

Al final no nos quedó tiempo para ir a hacer la trialera de Torremundo, queda pendiente para otro día, y volvimos por carretera hasta Alcora a ritmo de contrarreloj.
Aunque no hiciesemos Torremundo, quedó una buena ruta.

>> +Fotos
>> Track

Sendas y trialeras por Araia

Este sábado quedamos a las 08:30 en l’Abeller con la intención de ir a Araia para que Abel nos enseñase unas sendas que conoce.
A la cita acudimos Abel, Antonio, Juanjo, Maya, Pepe y yo (JoseMi).

Primero fuimos hacia Alcora por la urbanización El Pantano.

Una vez en Alcora, a Pepe le dolía la rodilla y se fue por carretera a Ribesalbes, donde nos esperaría para almorzar. El resto continuamos la ruta planificada por Abel.

Después de un rato subiendo llegamos a una senda muy divertida con algún tramo más técnico, pero asequible.

Hicimos una parada en una casa abandonada para comentar la bajada por la senda.

Después de esta parada había que decidir quien se tiraba por una zona de toboganes y quien seguía por senda. Inicialmente ibamos a ir por los toboganes todos menos Abel, pero Juanjo y Maya cambiaron de idea al verme hacer una parada de emergencia en el primer tramo de bajada :-), así que fuí el único que siguió a Antonio. Y que guay fue!! Hay unos toboganes que te quitan el hipo.

Estaba tan emocionado siguiendo a Antonio en los toboganes que se me fue la rueda de delante en una zona fácil y me dí una buena ostía. Fue la primera del día 🙂
Poco después enlazamos con la senda por la que bajaban el resto y, Abel al verme me llamó, me giré y… me dí la segunda ostía del día 🙂

Después venía un tramo de trekkingbike, aunque algún tramo se podía intentar subir. Pero si llevais las calas muy duras como yo (eran nuevas), no lo intentéis… me metí la tercera ostía del día. En esta no me hice ni un rasguño a diferencia de las otras dos pero acabé con el gemelo de la pierna izquierda un poco magullado.

Llegamos por Senda hasta Araia. Muy chula.

Recargamos agua en una fuente y continuamos dirección Ribesalbes excepto Juanjo que tenía que estar pronto en casa.

En Ribesalbes nos esperaba Pepe y almorzamos con el carajillo reglamentario.
Después del almuerzo, Pepe y Antonio se volvieron hacía Castellón y, Abel, Maya y yo hicimos una exploración :-).

Una buena ruta.

>> +Fotos
>> Track (contando desde la urbanización Mª Cristina

Mas de la Pollarosa

El lunes, 6 de diciembre, quedé con José Luis para hacer la ruta del “Mas de la Pollarosa”.

En principio queriamos hacer el recorrido circular desde La Foia, pero al final cambiamos de idea y salimos directamente desde Castellón (Yo desde la mismísima ciudad y José Luis desde CSTrans).

Comenzamos siguiendo el carril-bici hasta Tres Focs para desviarnos por la carretera que va por detrás de las fábricas hasta Moró. Bajamos a la Rambla y cogimos la dirección de los Baños Romanos, desde donde cogimos una senda que nos llevaria a cruzar el Rio de L’Alcora y salir directamente al comienzo de la subida hacia el Castillo de l’Alcalatén. Un pequeño tramo de carretera y llegamos a La Foia.
Una vez pasado el puente de La Foia abandonamos la carretera para dirigirnos hacia Figueroles y la subida del Colegial, dura como siempre. Superada la prueba llegamos a La Font de la Parra, donde paramos a almorzar.
Finalizado el almuerzo, el postre nos esperaba en forma de rampa, la del Mas de la Parra, cortita pero matona.
Pasamos de largo el desvio que va al Mas de la Foixanta y nos dirigimos hacia el Mas de La Lloma, antes del cual nos desviamos a la derecha (aquí encontramos a un matrimonio con un todoterreno que además de echarnos las fotos de rigor nos sembró la duda sobre si la ruta que queriamos seguir era la correcta). Como soy más tozudo que un borrico, no hice ni p.. caso al del todoterreno y seguimos la ruta prevista comenzado a bajar hacia el Mas de la Pollarosa y Adzaneta.

Comimos en Casa Ramón, donde “cortésmente” nos recomendaron que metieramos las bicicletas en el salón trasero para estar más tranquilos. Aunque era algo temprano para comer, no le hicimos asco al menú, del cual dimos buena cuenta, y al que dimos por finalizado con el correspondiente carajillo.
Salida hacia Castellón, y toca sufrir. Subida al Bovalar. José Luis sufrió más que menos y no por la inclinación de la subida, sino porque la posición del sillín anduvo todo el día tocándole los “cataplines” de mala manera. Así que paramos un momento y solucionamos el problema.


A continuación bajada hacia el Mas de la Mina, Pou Enserrans y Mas de la Figuerasa. Aquí sufrimos un pequeño despiste que corregimos rápidamente gracias a la propia intuición y la ayuda de unos lugareños.
Ya sin nigún tipo de imprevistos pasamos por La Barona, el arenal de Vilafamés y La Pobla Tornesa, donde paramos en La Font Seca para hidratarnos un poco y hacerle un homenaje a Murillo.


A partir de aquí carril-bici y a casita. Total 99 km y más de 6 horas y media encima de la bici.

Sendas por Alcora

El domingo por la mañana quedamos Maia, Abel y yo para hacer una ruta agradecida y no maltratar mucho a Maia que se ha tirado a la bartola todo el verano y estaba algo constipada. Pero la ruta se convirtió en una exploración de sendas.

Empezamos rodando por el Pantano Mª Cristina y nos dirigimos hacía la Crtra. de Onda para subir la pista de azulejos Mallol y subir hacía la caseta del gas. Una vez en la caseta del gas, en lugar de tirar por la derecha como siempre para buscar la trialera del coche, seguimos recto para buscar una senda que hizo Abel hace mucho tiempo en una marcha “Almazora-Araia”.

Maia no está tan en forma como antes pero en cuanto se le deja ir en cabeza va todo el rato tirando hasta que se desfonda :).

La pista pronto pasó a convertirse a una senda rota de subida en la que Maia se tiró dos veces al suelo para buscar algo ;-P.

Después viene un tramo de bajada por senda igual de rota que no está mal aunque yo pusé el pie varias veces, aunque sé de gente que disfrutaría.

Para terminar la ruta, hicimos un bucle para volver hacia la caseta del gas y hacer la trialera del coche. Luego carretera hasta el almuerzo en el bar de Monte Cristina.

>> Track


noviembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 38 seguidores

Blog Stats

  • 82,559 Hits