Camino de Santiago Portugués (Lisboa – Golegã)

La aventura portuguesa comienza la madrugada del domingo 18 de julio. A las 3:45 pasaba a recogerme Guinot en coche para luego ir a recoger a Mario y de allí al aeropuerto de Valencia, desde donde salía nuestro vuelo a las 7. Yo me subía al coche sin haber dormido ni un minuto, pués casí que venía de una boda (como Mario) y además estuve terminando de recoger mi casa, pués a la vuelta de Santiago esperaba invitados.

Montamos nuestras bicis con algún que otro contratiempo (a mi me llegó el soporte del gps partido y tuve que hacer un montaje especial que no me permitía ver la pantalla en marcha, pero por lo menos lo tenía a mano) y empezamos a pedalear a las 09:30 sin detenernos en exceso en visitar Lisboa, pues ese día nos esperaban más de 120 kilómetros, aunque era la etapa más llana del camino.

El recorrido al principio transcurre a la orilla del rio Tajo y nos quedamos flipados con el puente Vasco da Gama. El ritmo es tranquilo viendo el paisaje. Más adelante el ritmo será de contrarreloj conmigo pegando voces a los dos gregarios que no paran de tirar.

La primera parte del Camino Portugués coincide con una ruta señalizada que va a Fátima. Las flechas amarillas indican el Camino Portugués y las flechas azules el camino hacía Fátima.

El calor ya se nota, aunque será después de comer cuando sea algo sofocante, llegando a marcar el reloj de Guinot los 39º al sol y 34º a la sombra.

Ibamos como aviones.

De vez en cuando, para seguir el camino teniamos que hacer cosas tan raras como coger los ascensores de las estaciones de tren para cruzar al otro andén, ya que no se podía cruzar la vía del tren de otra forma.

Prácticamente, lo único que comimos ese día fue un miserable bocadillito de Leitão, que no teniamos ni idea de lo que era y resulta que es lechón, aunque mucho sabor no tenía y estaba frío.

Recuerdo que después de comer llamé a la familia y les dije: “Ya estamos en Portugal! Sólo nos quedan 80 km para terminar la etapa” ;-P.

Santarem podría haber sido un buen punto para rendirnos ese día (habría sido una etapa de 90 kilómetros), pero decidimos seguir tirando para quitarnos kilómetros de encima e ir más relajados los siguiente días.

Lo que si que hicimos fue parar a refrescarnos en una fuente que había antes de Santarem.

Y en otra que había después. Lla cara de Guinot en esta foto refleja el dolor que yo hacía tiempo que llevaba sintiendo, pués no había ni dormido ni comido apenas.

Por fin, después de más de 120 kilómetros pedaleando con un calor insoportable y un viento que parecía que venía del mismisimo infierno, y tras arrastrarme los últimos 5 kilómetros, llegábamos a Golegã.
El único sitio que encontramos para dormir fue el camping, pues los Bombeiros Voluntarios no nos quisieron acoger.

El gerente del camping nos quería timar, pues nos ofrecía casas de maderas con una sóla cama por 96 €. Al final yo dormí en mi microtienda y Guinot y Mario durmieron al aire libre en el camping.

Lo mejor del día, la cena. Baratísima y buenísima, aunque con lo cansado que estaba era capaz de comerme una piedra.

Anuncios

0 Responses to “Camino de Santiago Portugués (Lisboa – Golegã)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 38 seguidores

Blog Stats

  • 82,349 Hits

A %d blogueros les gusta esto: