Aventuras y desventuras de un proyecto de funcionario en Austria. Parte I (15-16/07): Barcelona – Viena – Rossatzbach.

Con algo de retraso comento como me ha ido el inicio de mi viaje por Austria. Hasta hoy no he dispuesto de nada de tiempo. Me ha pasado dos días pedaleando como un burro jeje, y como hoy llueve mucho puedo dedicarme a otros menesteres menos sufridos que dar pedales.

Empiezo con la crónica del primer día.
Para llegar a Viena, primero cogí el Euromed hacia Barcelona-Sants a las 20:16. Como iba cargado como un gitano (algo de razón tenían ya que yo solito ocupaba dos filas del vagón) me dejaron subir porque el tren iba vacio.
Al llegar a Barcelona-Sants, cogí un cercanías hacía el aeropuerto. Necesite la ayuda de la gente para poder pasar por los tornos de acceso. Así, con todo, llegue al aeropuerto a las 23 horas. Hasta las 06:40 no salía el vuelo, así que hice noche sin pegar ojo en el aeropuerto. A algún ingeniero aventajado se le ocurrio la maravillosa idea de poner apoyabrazos en todas las plazas de los bancos y así uno no se puede tumbar todo lo ancho y dormir :-(.
Por fin son las 06:40 y despegamos con destino el aeropuerto de Viena. Por fin consigo dormir algo, aunque solo un par de horas. El avión aterriza a las 09:10. Consigo localizar todo mi equipaje sin demasiados problemas. Me dirijo a la zona de consignas para que me guarden la bolsa de transporte de la bici y me pongo a montar la bici y las alforjas. Termino con todo más o menos a las 10 horas, y me encuentro con el primer problema… Dónde me pongo el traje de luces para pedalear? No quiero dejar la bici y las alforjas sin controlarlas por si me quitan algo (como descubrireis si seguis leyendo las crónicas, conforme pasan los días  iré cambiando de opinión y empiezo a desear que alguien me robe la bici) y no me puedo despelotar en la calle, así que decido empezar a pedalear hacia Viena vestido de paisano (son unos 20 km). A mitad camino encuentro unos matorrales y me cambio detrás de ellos.
La ruta hacia Viena se me hace eterna. Me encuentro con varios puntos en obras y tengo que dar la vuelta varias veces. Y los kilometros pasan y no llego a Viena. Por fin llego a Viena!! Pero no se donde estoy, ya que el libro de ruta que llevo solo indica desde el centro de Viena hacia Passau, así que conecto el GPS y marco que me busque el comienzo de la ruta según el libro. No se si mi GPS se pierde por Austria o que pasó pero me costo mucho tiempo y alguna que otra subida hallar el comienzo de la ruta, pero por fin, a eso de las 14 horas llego a él, en pleno centro de Viena. Decido comer una pizza en una parada de comida rápida y empiezo la ruta de verdad. Tengo en mente llegar a Melk, que esta a unos 107 km del centro de Viena, según el libro, y ya llevo 25 km acumulados desde el aeropuerto, así que tengo que emplearme a fondo si quiero llegar.
Conforme avanzan los kilometros el calor y la falta de suenyo me afectan cada vez más y tengo que parar varías veces a tomarme alguna cerveza para refrescarme y a comer alguna barrita energética.

P7160001

En una de estas paradas conozco por primera vez a una especie de abeja suicida que vive en Austria. A este bicho le da igual morir con tal de picarte…. y me pica en toda la cara y me pone un moflete guapo. A partir de ahora no le perdono la vida a ninguno de estos bichos.

La ruta que tenia prevista se me empieza a plantear como imposible y decido que me quedaré en Rossatzbach, a 26 km de Melk.
Llego a las 20 horas a la recepción del camping de Rossatzbach, agotadisimo y con 122,88 kilometros en las piernas. Me ducho y monto la tienda. Que casualidad que tengo de vecinos a una pareja y la chica es de Valencia. Su novio reconoce que soy espanyol porque llevo un maillot de Correos.

P7170003
Después de montar la tienda me dirijo a buscar algún sitio para cenar algo que no sean barritas y una lugarenya me dice que hay un sitio en es que te sirven cenas frias y que está muy bien. La duenya del local no habla ni papa de inglés y menos aun castellano, y opta por dejarme plantado hablando solo. Por suerte hay un camarero que si que habla inglés y me da la carta…. como no, toda en alemán jeje. Le digo que no entiendo nada de nada. El camarero me ofrece un mix de queso y fiambres a lo que acepto sin rechistar. Mientras ceno, descubro que los mosquitos austriacos sienten debilidad por los turístas, porque solo me picaban a mi.
La cena solo me cuesta 7 euros y no ha estado nada mal. Me voy a la cama con el estomago lleno pensando en lo que me espera al día siguiente. Quiero llegar a Linz y acumulo retraso, ya que no he llegado a Linz. Según mis cálculos serán unos 125 km.

Anuncios

2 Responses to “Aventuras y desventuras de un proyecto de funcionario en Austria. Parte I (15-16/07): Barcelona – Viena – Rossatzbach.”


  1. 2 Jose Miguel Viernes, 24 julio, 2009 en 1:42 pm

    Ya me reiré (o eso espero) yo en Pirineos ;-P
    No nos queda na!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




julio 2009
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 38 seguidores

Blog Stats

  • 82,349 Hits

A %d blogueros les gusta esto: